escudo escudo colombia
Vicedecanatura Investigación de la Facultad de Artes
Observatorio de Diseño Aplicado - ODA
pd
Mapa del sitio

02. Postulados básicos

El grupo de trabajo ha sido constituido a partir de tres postulados básicos, como proposiciones que no requieren de comprobación y sirven para la definición de líneas y acciones. Igualmente sirven para fundar los análisis y razonamientos posteriores mediante los cuales se estimule y favorezca al desarrollo del discurso disciplinar; adquieren por lo tanto carácter disciplinar y requieren contextualización. Estos son: 

El diseño como alternativa diferenciada de innovación. 

El diseño se comprende como una alternativa de innovación, desde una perspectiva diferente a la asumida tradicionalmente desde la ciencia y la tecnología o de la derivada del marketing. Como tal debe ser reconocido si de lograr su inserción en aparato productivo se trata. 

El diseño como alternativa de innovación parte de la aproximación sensible y estética al producto, desde el punto de vista del proceso permite la exploración y la conjetura y sus resultados no están sujetos a condiciones de predictibilidad. 

Es en ese sentido que el diseño que puede apoyar las políticas, programas y acciones, generales del Estado y particulares de las empresas, aprobados en la dirección de fortalecer la innovación, especialmente en cuanto agrega valor a los productos y servicios. Como tal debe instalarse desde los enunciados propios de la disciplina, es decir, desde una cultura del diseño que entre en diálogo permanente con la cultura colombiana.  

El diseño se hace realidad en la empresa y se hace cultura al entrar en circulación social y en el mercado. 

El diseño no puede ser visto únicamente desde la perspectiva teórica o especulativa o bien la aproximación teórica debe incorporar elementos de la realidad del entorno de aplicación. Fundamenta esta apreciación la premisa que subyace al ejercicio del diseño, que es compartida por los diseñadores, de que el diseño se hace para mejorar las condiciones de vida o solucionar problemas y esto no puede darse sin la existencia de los productos del diseño. Dicho de manera concreta: no existe diseño sin solución y esta se presenta en forma de productos. 

Derivado de esto se puede anotar también que no existe producto sin empresa o sin que medien procesos productivos que permiten precisamente la materialización de las ideas de diseño o -lo que es lo mismo- llevar a la realidad las propuestas de los diseñadores. 

Ahora bien, para que los productos adquieran la connotación cultural, de la que se ocupa también la disciplina, es necesario que entren en circulación social lo que en el momento actual se da en buena parte del mundo mediante el mercado. 

Para que el diseño logre lo que aspira conseguir -que da sentido a la disciplina- es imperativo que supere el nivel de las meras propuestas y el ámbito académico.   

• Los ámbitos de responsabilidad del diseño hoy, corresponden con un acumulado que se ha construido históricamente. 

El diseño industrial como ejercicio profesional nace en el siglo XX, sólo en ese momento se conjugaron tres aspectos necesarios para su consolidación: producción industrial, reorganización de la comercialización y separación de la concepción del producto de la fabricación del mismo. Aparece como actividad diferenciada en el marco del pensamiento moderno y como profesión se instala en Europa y Norteamérica, en el ámbito industrial y productivo, tras el advenimiento y desarrollo de los procesos mecanizados de producción, que demandaron una redefinición interna de la organización del trabajo en la industria, pero que ligados al capital condujeron a una enorme transformación social.

Sin embargo desde el mismo momento en que nace como tal, los diseñadores recogen preocupaciones que antecedieron al diseño, dieron continuidad al propósito de mejorar el entorno artificial, y este se constituyó desde un comienzo en el propósito central del diseño industrial. 

Su primer compromiso fue el de ocuparse de la concepción estética de los productos y -consecuentemente con la situación del momento-, de la adecuación de los productos industriales a los nuevos procesos productivos y a las necesidades de comercialización masiva. La dimensión estética del producto y la concepción del producto de acuerdo con los procesos productivos están presentes en la génesis del diseño industrial y determinan los dos primeros ámbitos de responsabilidad social del diseño. Estos no han desaparecido en la organización industrial contemporánea, por el contrario se mantienen como fundamento de la misma.

En la dirección de la concepción y desarrollo de productos el diseño adquirió también tempranamente compromiso con los usuarios y con la satisfacción de sus necesidades, incorporando consideraciones sobre la funcionalidad, referida esta de manera específica, a los productos de uso. Este campo se constituye históricamente como el tercer ámbito de responsabilidad del diseño: el ser humano como usuario. Hoy se propone la búsqueda de seguridad, eficiencia y confort, tras la aparición de estudios sobre las relaciones hombre-máquina-entorno, de los que se ocupa la ergonomía. 

Tras la advertencia sobre los "límites del crecimiento" -realizada por El Club de Roma en la década del sesenta-, el propósito de concebir el desarrollo de manera más armónica con la naturaleza comienza a emerger. El modelo de desarrollo adoptado, fundado en la razón y la técnica, la producción industrial y el rendimiento económico y en el postulado moderno del "dominio de la naturaleza", mostró evidencias de ser inconveniente para la preservación de la vida y el logro de una existencia propiamente humana.

Frente al mismo modelo de desarrollo de pretensión universalizante y estandarizadora, se despierta el interés por el rescate y la conservación de las manifestaciones culturales locales de los países periféricos. El respeto por lo cultural, la oposición a la pérdida de identidad, la recuperación de técnicas tradicionales entre otras cosas, se constituyeron entonces, como mecanismos para enfrentarse a ese modelo de desarrollo.

Los propósitos de optimizar el uso de recursos, de disminuir el impacto sobre el entorno natural, de rescatar y preservar la cultura local y de aplicar referentes culturales en los proyectos, son asumidos también por el diseño. Medioambiente y cultura definen un nuevo ámbito de responsabilidad para la profesión.

En las últimas décadas la complejidad aumenta y son muchos los factores que determinan ese aumento en el tramado de las relaciones que establece el diseño industrial. Por ejemplo el estado de desarrollo del capitalismo que se reconoce como capitalismo avanzado, post-capitalismo, capitalismo salvaje, dependiendo de la óptica de aceptación o de crítica con la que se mire,  que a la vez que produce un escenario de la globalización, se desenvuelve en él. También se puede mirar el momento actual desde la perspectiva cultural y anotar el nacimiento y crecimiento de una "cibercultura" organizada ya no a partir de las condiciones de los entornos locales sino a partir de los medios y específicamente del ciberespacio. La cibercultura no nace por continuidad sino por ruptura, altera los hábitos y relaciones en todos los ámbitos humanos en los que se presenta. También se puede mirar el presente a la luz de la llamada "sociedad del conocimiento". Esta se manifiesta en el desplazamiento de los soportes tradicionales del poder (tierra y luego capital) hacia el conocimiento. Advertida por Peter Drucker desde la última década del siglo XX, hoy se percibe consolidada. Sus principales características son altos flujos de información, economías basada en saber y conocimiento y altos niveles de innovación, potenciados precisamente por el manejo de saber e información.

Las tres miradas presentadas han sido seleccionadas con un interés específico, el de  introducir un último ámbito de la responsabilidad del diseño: la innovación. En efecto en el mundo global, la cibercultura y las sociedades del conocimiento, la innovación, es una constante, que las alienta y promueve su avance y sostenimiento. El diseño nacido del concepto de proyecto propio del pensamiento moderno -si se quiere proyecto de futuro-, ha estado emparentado con la creatividad y la creación, que adquieren con la innovación, es decir con la puesta en circulación social de sus resultados, una nueva potencia. No en vano el diseño ha ganado un enorme prestigio en el mundo y un reconocimiento en el entorno empresarial colombiano.

Universidad Nacional de Colombia
Diagonal 40a Bis 15-38
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en Lí­nea Agencia de Noticias UN Contaduría General de la Nación
PBX: 3165000
odaobservatorio@unal.edu.co
Aviso Legal